No se puede negar, la moda hipster está en auge absoluto y con ella, los bigotes, las barbas y esos cortes de pelo que inundan las calles y las peluquerías. Este fenómeno a conseguido resurgir muchos negocios que ya parecían abocados al fracaso o al cierre por la situación económica y que de repente, han desempolvado sus carteles y están a pleno rendimiento. Hablamos de las ya más que solicitadas… barberías.

Os lo ponemos fácil mostrándoos algunas de las más influyentes en el panorama actual.

1.- Malayerba:

En plena plaza del 2 de mayo de Madrid, no puede ser más auténtica. Desde la decoración, su personal absolutamente propio de la época y con los mejores utensilios y materiales que un buen barbero necesita para su labor. Si vas, se convertirá en una cita obligada mensualmente. (Si no que se lo digan a nuestro piloto, Daniel Marbán que es cliente más que habitual).

2.- Lucasm36:

Seguimos en Madrid, en este caso en el barrio de Chamberí, encontramos esta peluquería al más puro estilo old-school americano fusionado con el vintage europeo.

3.- El Kinze de cuchilleros:

Y no podíamos dejar Madrid sin hablar de este emblemático lugar, la barbería más antigua de la capital. Funciona incansablemente desde 1900 y ya han pasado por su gestión cinco generaciones. Su decoración es puramente tradicional y sus paredes nos cuentan su historia a través de fotos y recuerdos.

4.- The barber shop 59:

En esta ocasión vamos hasta Valencia para visitar esta especial barbería recuperada del la esencia más clásica. Su objetivo es dotar a cada hombre de su estilo más propio.

5.- La Barbería:

Aún en Valencia visitamos este local en el que puedes viajar a los años 50 para disfrutar de un corte a navaja, terminados más clásicos o lo más vanguardista también.

6.- La Barbería de Gracia:

No podíamos acabar nuestro post sin hablar de una de las barberías más antigua de Barcelona que funciona desde 1964 y se levanta en pleno barrio de Gracia. El afeitado clásico a navaja es su servicio estrella fusionado con los mejores productos para la piel masculina. Todo ello bajo una decoración impresionante y magnífica.